Om chino

Historia de un olmo chino comercial

El olmo chino (ulmus parvifolia) es una opción popular y accesible para trabajar por quienes empiezan a introducirse en el mundo del bonsái, ya que es muy resistente a las podas, trasplantes y en variadas condiciones climáticas. Hacerse con un ejemplar comercial es muy fácil ya que abundan en centros comerciales y de jardinería. Sin embargo su producción en masa se refleja en general en una descuidada ramificación y unos troncos poco estéticos en forma de “s”. Si queremos transformar este arbolito en un bonsai de calidad, tendremos que hacer cambios drásticos y consecuentemente tener un poco de paciencia, para que finalmente podamos contemplar un árbol que nos transmitirá la sensación de estar ante un auténtico y diminuto pedazo de naturaleza en nuestro jardín o balcón.

Aquí tenemos un típico olmo chino comercial. La ramificación secundaria está formada por tramos rectos que crecen en todas direcciones, especialmente hacia arriba:

Realmente este arbolito ha sido trabajado como si fuera un "seto". Tendremos que esperar al comienzo de la primavera para hacerle una poda drástica y eliminar todo el sobrante, dejando exclusivamente la ramificación primaria, tal como se muestra en la siguiente foto:

Con unos años de podas, pinzados y alambrados, se irá definiendo una buena estructura general del árbol. Un simple cambio en la inclinación y una ligera rotación del frente, disimuló la simple y poco atractiva forma de “s”, dando de este modo un aspecto completamente diferente al nuestro pequeño árbol. También podemos mejorar el nevari mediante un acodo de raíces en primavera, puesto que también suelen ser deficientes en estos arbolitos comerciales creados con prisas.

Poco a poco vamos mejorando la estructura de la ramificación, que se extiende de forma adecuada hacia las masas foliares, que cada año aumentan en tamaño:

Vista inferior

Pasados ​​unos años, podremos estar orgullosos de poseer un bonito bonsai que llamará la atención de nuestros familiares y amigos.

A continuación muestro la evolución en 10 años de este árbol:

Hemos arreglado la ramificación la poco estética forma en “s”, y hemos mejorado el nevari, utilizando podas, alambre, pinzados, cultivo y mucha paciencia.

José Manuel
Pérez Sánchez

Esta entrada fue publicada en General. Marcar el Enlace permanente.

3 Las respuestas a Om chino

  1. Fernando Laguna dice:

    Magnífico trabajo , didáctico , profesional y detallado . Gracias . Fernando Laguna .

  2. R0sa aulas Iborra dice:

    Bonita historia de un olmo, por la que hemos pasado la mayoría en el inicio de nuestra afición a éste maravilloso arte.

Contesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio utiliza Akismet para reducir el spam. Aprender cómo se procesa sus datos comentario.